Emprendimiento antes, durante y después de la pandemia

Nada hacía presagiar que el mundo se sumiría en una nueva crisis, y, sin embargo, aparió un virus que hizo que nos sumiéramos en una grave crisis sanitaria que ha logrado hacer mella en la economía mundial.

Afortunados aquellos que durante los últimos 16 meses no han sentido o sufrido la virulencia del SARV-CoV-2, pues las secuelas causadas por este letal virus han alcanzado incluso a aquellos que no han padecido la enfermedad.

Y es que, las medidas tomadas por los dirigentes de todos los países del mundo para frenar el avance del coronavirus hicieron que la economía se resintiese enormemente, especialmente en el caso de los pequeños negocios.

No obstante, han sido muchos los que, en medio de la crisis sanitaria, han sabido sacar partido de la situación, bien optando por emprender, bien apostando por redirigir el negocio que ya poseían.

En cualquier caso, e independientemente de la situación en que uno se encuentre, lo cierto es que a la hora de emprender cualquier negocio es importante conocer una serie de tips que nos permitan lograr el éxito empresarial, y que tendrán mucho que ver con la aptitud de cara al cliente, pero también con el producto o servicio que se ofrezca.

Y pese a que buena parte del éxito dependerá en gran medida de lo anterior, lo cierto es que realizar un clásico estudio de mercado y conocer a la competencia pueden resultar de lo más útil a la hora de emprender.

Lo cierto, es que no importa cuán caótica sea la situación en la que se halle el mundo, pues incluso inmersos en las peores guerras, siempre ha habido emprendedores que han sabido aprovechar el filón y alcanzar el éxito.

Por desgracia, la crisis causada por el coronavirus a obligado a muchos a echar el cierre definitivamente. Pero, ¿quiénes han sido los más perjudicados durante la crisis sanitaria?

Las pequeñas tiendas y negocios de toda la vida han sido los más perjudicados, pues en una amplia mayoría de casos sus propietarios se encontraban a las puertas de la jubilación y, por lo tanto, redirigir el negocio o apostar por la digitalización suponía en estos casos un enorme esfuerzo.

Por fortuna, la economía mundial ya se va recuperando, así que este es tan buen momento como otro cualquiera para emprender. Y es que, no importa el cuándo, lo importante es lo qué ofreces y cómo lo haces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *