Defensa de la Sanidad Pública insta a los médicos de Castilla y León a objetar ante la «humillación» a mujeres que abortan

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp) instó este viernes a los médicos de Atención Primaria de Castilla y León a ejercer su derecho a la objeción de conciencia y a «no aplicar» el protocolo propuesto por la Junta de Castilla y León para Atención Primaria en torno a las mujeres que desean abortar, a quienes, entre otras cuestiones, tendrán que ofrecerles la posibilidad de que escuchen el latido de su feto antes de tomar la decisión.

Así lo solicitó la federación en un comunicado en el que rechazó «totalmente» las propuestas realizadas por el Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco, al entender que implican «someter a las mujeres a una intolerable presión y a una humillación» que dijo «repudiar».

Según la entidad, las medidas suponen una «vulneración» de las leyes como «la autonomía del paciente, el derecho a la intimidad y el respeto a sus decisiones» y advirtió de que el sistema sanitario «no está para servir como un mecanismo de represión ideológica» sobre las mujeres.

Junto a ello, consideró que «no tiene ninguna lógica sobrecargar» a este nivel asistencial con una actividad más teniendo en cuenta que, según sus estimaciones, la demora media en Atención Primaria es de 5,63 días en la región y que un 37,3% de los pacientes «esperan más de siete días para ser atendidos en este nivel asistencial».

«La Junta debería de preocuparse por solventar estas intolerables demoras y no en sobrecargarlos más», sentenció, para, a continuación, volver a exigir la «retirada» de estas medidas y llamar a los profesionales sanitarios de Atención Primaria en Castilla y León a «ejercer su derecho a la objeción de conciencia» y a «no aplicar estas medidas, garantizando los derechos de las mujeres a ejercer su libre decisión sin presiones».