Los logopedas señalan que la sonoridad de la voz puede aportar mucha información sobre la depresión

– Hoy se celebra el Día Mundial contra la Depresión

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

El Colegio de Logopedas de Madrid informó este viernes de que análisis y el estudio de los diferentes parámetros de la voz pueden ser clave para detectar alteraciones de la salud mental como la depresión, una enfermedad que afecta a casi tres millones de personas en España.

El estado de ánimo tiene una gran influencia sobre la sonoridad de la voz, según Gemma Martín, logopeda especialista en patología vocal y motricidad orofacial y miembro del Grupo de Trabajo de Voz del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (Cplcm),.

«A través de ella, pueden expresarse infinidad de emociones», señaló. Por ejemplo, si estamos alegres, el tono de la voz es alto y el ritmo con el que se transmiten las palabras es más rápido.

Sin embargo, la voz que proyectamos cuando estamos tristes suele manifestarse en un tono grave, plano, con una intensidad débil y un ritmo de habla más pausado. «Estas variaciones en los diferentes parámetros que configuran la voz (tono, timbre, intensidad o ritmo) se alteran debido a la influencia que nuestro estado de ánimo tiene sobre la biomecánica del aparato respiratorio y fonador», explicó Gemma Martín.

Por todo ello, la voz puede aportar mucha información sobre el estado de salud. «A través del análisis y del estudio de los diferentes parámetros que configuran su sonoridad pueden detectarse distintas alteraciones», afirmó la logopeda del Cplcm. Ya existen diferentes investigaciones sobre programas que permiten captar y cuantificar diferencias en el tono que, según los especialistas, permitirían identificar características vocales indicativas de depresión,

Quizás también te interese:  El Sindicato de Técnicos de Enfermería aboga por "respetar los derechos de las personas con síndrome de Down" para lograr la integración real

EMOCIONES Y VOZ

Por otra parte, también la depresión puede afectar negativamente a la salud de la voz. Como indicó Martín, las emociones pueden influir en la biomecánica respiratoria y fonatoria. Es decir, «pueden producirse alteraciones en el modo respiratorio debido a la tensión muscular ejercida y a la dificultad para la gestión del aire durante el habla, dando lugar a una incoordinación de la fono-respiración. Esto se traduce en una voz más entrecortada, pausada y de intensidad débil».

También el estado de ánimo puede generar estrés vocal, ya que «puede actuar sobre la tensión laríngea como consecuencia del sobreesfuerzo» que, indirecta o directamente, la persona ejerce en la musculatura. En estos casos, la voz suena más fatigada, tensa o jadeante.

Además, según la logopeda especializada en voz, «estas alteraciones a nivel fisiológico pueden derivar en disfonías de tipo orgánico o funcional, es decir, causadas por lesión orgánica o por un mal uso o abuso vocal».

LA LOGOPEDIA AYUDA

Sin embargo, en la mayoría de los casos, los personas con depresión no son conscientes de los cambios que se producen en su voz ni que existe tratamiento para revertir esta situación. En cuanto a la voz, la logopedia puede ser de gran ayuda para evitar posibles alteraciones.

«En estos casos, la intervención de los logopedas se realiza en colaboración con los equipos de psicología; es de suma importancia el trabajo interdisciplinar», subrayó Gemma Martín.

La terapia vocal en estas personas incluye como principales objetivos la relajación muscular, el trabajo del modo respiratorio y de su adecuada coordinación durante el habla y el entrenamiento de la prosodia, es decir, de la modulación de las inflexiones tonales, de la intensidad de la voz o del ritmo con el que se transmiten las palabras.

Quizás también te interese:  Consumo sancionó a 20 operadores de juego por infracciones "graves o muy graves" en el segundo semestre de 2022