Más de 50.000 pequeños comercios han desaparecido en la última década

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

Un estudio realizado por Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha desvelado que más de 50.000 pequeños comercios en España han «muerto» desde el año 2013, lo que supone que en los últimos 12 meses desaparecieron más de 17.000 y en los últimos tres años más de 20.000.

Según informó este miércoles UPTA, en el año 2013 desarrollaban su actividad en el sector del comercio minorista más de 796.000 personas trabajadoras por cuenta propia. Los datos del mes de agosto del presente año sitúan a este sector en 746.006, lo que significa en términos totales una pérdida acumulada de algo más de 50.000 pequeños comercios en este periodo.

En 2013 existía una afiliación total al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de 3.034.003 que ha aumentado más de 299.500 hasta el momento, situando el número de autónomos en «cifras récord de la serie histórica», con 3.333.617 trabajadores por cuenta propia.

Sin embargo, a pesar de este incremento de afiliación, que se ha producido principalmente en los sectores en los que desarrollan sus servicios los profesionales cualificados, sector servicios, así como el transporte o la construcción, el pequeño comercio no deja de «caer en picado» y, cada año son más los que, definitivamente, tienen que «bajar la persiana».

Las comunidades autónomas con provincias en situación de riesgo extremo de despoblación son «las que están viviendo un auténtico viacrucis con el pequeño comercio», según UPTA. En agosto de 2013, las comunidades autónomas con mayor concentración poblacional tenían un número muy similar de pequeños comercios a las cifras de este pasado agosto de 2023.

Quizás también te interese:  Adecco busca a 425 personas para trabajar en el Mutua Madrid Open 2023

Así, la Comunidad de Madrid contaba con 82.100 pequeños comercios en 2013, frente a 81.700 en 2023. Andalucía tenía 142.200 en agosto de 2013, incrementándose en tan sólo 1.300 comercios en algo más de una década.

Cataluña, por su parte, cuenta en 2023 con 117.500 comercios minoristas, mientras que en el año 2013 había un total de 127.000. El mismo comportamiento ha tenido el sector en otras regiones tales como Galicia, con 52.700 en 2013 frente a los 45.800 en 2023; Castilla y León, que ha pasado de tener 45.000 pequeños comercios abiertos en 2013 a 38.800 en 2023; o Castilla-La Mancha, que ha perdido más de 2.000, contando en 2013 con 36.000 y en 2023 con 33.900.

El presidente de UPTA, Eduardo Abad, afirmó que las comunidades autónomas «no han hecho sus deberes con el pequeño comercio: unas por permitir un auténtico mercado persa en los horarios comerciales, los periodos de rebajas o grandes descuentos; otras, porque simplemente han permanecido impasibles ante la centralización de la comercialización de productos de consumo en grandes cadenas de distribución».

«Ninguna ha hecho lo necesario para frenar el cierre continuado del comercio de barrio o de poblaciones rurales que cada día languidece más y que está condenado a la desaparición. Simplemente han decidido centralizar la cadena de distribución para los consumidores, con ausencia de políticas de relevo generacional o de competitividad del pequeño comercio a través de la formación o de la digitalización, nada de nada se ha hecho en materia de modernización de los canales logísticos en el comercio minorista. No importan las políticas de cohesión territorial, de hecho, los consumidores que viven en entornos rurales se quedan sin servicios esenciales de productos de consumo diario», añadió Abad. UPTA demandó «un cambio radical» en las políticas de promoción empresarial.

Quizás también te interese:  El Ibex baja un 0,91% y pierde los 9.200 puntos