Fundación ONCE «busca caminos hacia una enseñanza superior inclusiva con todos» en su Congreso Universidad y Discapacidad

– Sus responsables argumentan que una «acción positiva no es regalar los títulos»

– Se celebrará en la Universidad de Salamanca del 25 al 27 de octubre

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

Fundación ONCE y la Universidad de Salamanca (USAL) celebrarán el 6ª Congreso Internacional Universidad y Discapacidad del 25 al 27 de octubre en la capital del Tormes, con la intención de «buscar modelos que permitan una educación inclusiva, equitativa y de calidad» en el ámbito de la enseñanza superior y «avanzar en el camino» marcado por la ONU en su Objetivo de Desarrollo Sostenible número 4.

Así lo explicó la directora de Universidades y Promoción del Talento de Fundación ONCE, Isabel Martínez Lozano, durante la presentación de la nueva edición de este evento en un acto en la agencia de noticias Servimedia, donde también intervino el vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad de Salamanca, José Miguel Mateos.

La organización de esta cita educativa cuenta con la colaboración de los ministerios de Educación, Universidades, Ciencia e Innovación y Derechos Sociales y Agenda 2030; el Real Patronato sobre Discapacidad; la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI); la Conferencia de Rectores de Universidades españolas (CRUE); y el Comité Español de representantes de personas con Discapacidad (Cermi), así como el apoyo económico de Fundación Vodafone y Fundación Universia.

FORMACIÓN

Según Martínez Lozano, «solo el 18% del profesorado a nivel internacional afirma sentirse preparado para atender a alumnos con discapacidad», situación que implica «una barrera evidente » para este colectivo. De ahí que «el último informe de la Unesco indica que estamos lejos de cumplir el ODS 4 para 2030», que hace referencia explícita a una educación universal e inclusiva para todas las personas.

Por ello, el Congreso buscará «generar conocimiento, herramientas e investigaciones de calidad», a fin de que todo el profesorado «sea capaz de ejercer su actividad docente de manera inclusiva» y ofrecer una educación de calidad a todos sus estudiantes.

La cita reunirá a expertos en educación y discapacidad de 18 países, entre los que figuran investigadores, académicos, responsables públicos y representantes de las organizaciones de discapacidad, junto a profesores y estudiantes con esta condición.

Quizás también te interese:  Telefónica se alía con WA4Steam para impulsar 'startups' lideradas por mujeres

Entre otros temas, se abordarán las exigencias y compromisos que implica «el nuevo marco normativo», en especial tras «la aprobación de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), la Estrategia española sobre Discapacidad 2022 y el ‘nuevo contrato social por la educación’ de la Unesco».

También se reflexionará sobre nuevas metodologías docentes para la inclusión educativa y sobre la accesibilidad de las tecnologías de la Información y la comunicación (TIC), puesto que «no todas pueden ser utilizadas por el alumnado con discapacidad».

Asimismo, los ponentes analizarán propuestas que favorezcan la accesibilidad universal (física, sensorial y cognitiva) y modelos encaminados a la inclusión de colectivos de especial vulnerabilidad.

Se han organizado presentaciones de redes internacionales para la inclusión, espacios de participación en los que «escuchar las voces de estudiantes y docentes con discapacidad» e intercambios para la puesta en común de buenas prácticas.

ACCIÓN POSITIVA

En la actualidad, unos 20.000 alumnos con discapacidad están matriculados en el sistema universitario español, lo que representa algo menos del 2% de la población universitaria. Para Martínez Lozano, resulta «evidente que todavía tenemos mucho que mejorar en el acceso del alumnado con discapacidad a la universidad, y ese será uno de los temas que abordaremos en el Congreso».

La directora defendió también que la inclusión figure entre los indicadores de calidad que evalúa la Aneca (Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación de la Calidad), algo en lo que «ya estamos trabajando» y sobre lo que los participantes en el encuentro podrán debatir.

Además, «seguiremos peleando y buscando soluciones para abrir la puerta de la carrera docente e investigadora a los universitarios con discapacidad», que hoy en día suponen menos del 4% del PDI. En este terreno, «avanzamos muy poco a poco y de forma muy tortuosa», lamentó debido especialmente a la falta de recursos.

Con todo, se mostró confiada en que la LOSU ayude a mejorar en este ámbito, ya que consolida el cupo de reserva para PDI con discapacidad. «Desde Cermi y Fundación ONCE estamos muy agradecidos a la nueva ley», declaró, que «ha recogido las enmiendas que presentamos y nos ayudará a mejorar en inclusión educativa».

Quizás también te interese:  La plana mayor de la Conferencia Episcopal asiste al funeral de Benedicto XVI

Incluye por escrito «los logros ya conseguidos», como la reserva para alumnos con discapacidad en grados y másteres, las adaptaciones curriculares y los «ajustes razonables», a la vez que avanza en otras acciones positivas para el acceso y en el cupo de plazas para PDI con discapacidad.

Por último, «abre la universidad a las personas con discapacidad intelectual» mediante el diseño y creación de títulos propios, que pueden «constituirse en seña distintiva del sistema universitario español».

Martínez Lozano denunció que «todavía existe esa tendencia a pensar que la academia es mérito y capacidad», y en consecuencia, parte de la comunidad universitaria «considera que las adaptaciones curriculares y las acciones de discriminación positiva son una ventaja, en lugar de una compensación de situaciones de desigualdad previas».

Ese será otro de los objetivos del Congreso en Salamanca: concienciar de que los ajustes razonables, las adaptaciones curriculares y las acciones positivas «no suponen regalar el título, sino favorecer la igualdad».

PROYECCIÓN INTERNACIONAL

Por su parte, Mateos destacó la proyección internacional del encuentro, con una importante participación de expertos y de estudiantes procedentes de América Latina. Junto a ellos, intervendrán también ponentes de seis países europeos, así como de Asia y de África.

En su opinión, la elección de USAL para esta sexta edición del encuentro «ha animado a la participación de la comunidad iberoamericana», dado el ascendente de esta institución en el mundo académico de la región. En el encuentro se alternarán conferencias magistrales, mesas redondas, exposición de posters, charlas… «Es el más completo de los seis organizados hasta la fecha», resaltó Martínez Lozano.

Además, la USAL tendrá la oportunidad de exponer sus buenas prácticas en cuanto a la inclusión de alumnos con discapacidad –unos 500 en la actualidad-, para los que existe un programa de mentoría a cargo de estudiantes de los últimos cursos.

Quizás también te interese:  Ceoma se congratula de que el adelanto electoral paralice la nueva norma para renovar el carné de conducir

Mateos añadió que la universidad comunica la situación y necesidades concretas de cada alumno a sus profesores y, una vez iniciado el curso, organiza jornadas formativas en los distintos campus para facilitar la intervención. También desarrolla cursos de extensión universitaria dirigidos a las personas con discapacidad del mundo rural, «tan presentes en Salamanca», y promueve iniciativas de acompañamiento para los alumnos con discapacidad que llegan a través de Erasmus o de otros programas de movilidad internacional.

TODO SE PUEDE

La accesibilidad física es otro de los puntos fuertes en la apuesta por la inclusión de la USAL. Según Mateos, «hemos logrado un 100% de accesibilidad física en el interior de los edificios y casi el 100% en el acceso externo». «Debido a que muchos de ellos son patrimonio protegido, tuvimos que conjugar conservación y protección. Esto nos llevó más tiempo en la remodelación, pero lo conseguimos».

La supresión de barreras incluye el edificio histórico de la USAL, que en 2023 cumple su 800º aniversario. «Este hito nos sirve a la Fundación ONCE para convencer a empresas, universidades, administraciones… de que todo es posible», confesó Martínez Lozano. «Yo les digo siempre que, si la USAL logró hacer accesible su edificio histórico, con trabajo, todo se puede», recalca.

Esta premisa también aplica a la inclusión en la enseñanza superior. Se trata de «buscar los mejores modelos», motivo por el que Fundación ONCE organiza este 6º Congreso Internacional Universidad y Discapacidad, que acumula ya más de 300 personas inscritas.

Será inaugurado por el director general de los Derechos de las Personas con Discapacidad del Ministerio de Derechos Sociales, Jesús Martín Blanco; el rector de la USAL, Ricardo Ribero; el secretario general de la OEI, Mariano Jabonero; el presidente de Cermi, Luis Cayo Pérez; la responsable para asuntos estudiantiles de CRUE, María Antonia Peña; el vicepresidente de Grupo Social ONCE, Alberto Durán; y la directora de Fundación Universia, Sonia viñas.