Donald Trump la sigue liando

Desde que el multimillonario y polémico Donald Trump se postulara en la carrera para ser candidato republicano a pelear por llegar a la Casablanca, no han parado de saltar noticias.

Lo cierto es que las elecciones para saber quién será el candidato que se enfrente a los demócratas para hacerse hueco en el Despacho Oval promete ser de lo más entretenido.

Pese a que Trump hasta ahora gozaba de una reputación que le postulaba como el candidato perfecto por su perfil público y su historia de superación hasta llegar donde llegó, va dejando perlas que no están sentado nada bien a los votantes americanos, entre los que se encuentran importantes lobbies que han visto cómo sus declaraciones les afectan de forma directa.

Los mexicanos han sido uno de sus puntos de mira. Desde luego, no es que esté consiguiendo simpatías para conseguir votantes latinos. Frases como “México no es nuestro amigo” o “Mucha gente está enfadada por mis comentarios sobre México, pero seamos realistas, México está estafando a Estados Unidos” parecen ser una cruzada contra el país vecino. De hecho, ha anunciado que si llegara a la presidencia, levantaría un muro que separara ambos estados para evitar la entrada de la “droga y los violadores” y haría que lo pagara el país latino.

Viendo una precampaña tan subida de tono como esta para poner nombre al que será el candidato republicano a la Presidencia de los Estados Unidos, se espera que los próximos meses los titulares sean de lo más curioso.

Pese a que son 16 los candidatos que aspiran a ser la cara republicana de las elecciones de 2016, lo cierto es que, guste o no, es Trump el que va copando todas las noticias de esta carrera por estados que son las primarias de cada uno de los partidos.

Odiado por muchos y amado por otros tantos, lo cierto es que es un candidato que conoce bien las esferas de poder de medio mundo gracias a sus empresas y negocios internacionales, algo que permite que muchos de los votantes apuesten por dar un giro a las últimas políticas que ha puesto en marcha Obama.

Sólo las urnas dirán si valió la pena conseguir tanta atención mediática.