AST SpaceMobile despliega la antena de comunicaciones de su satélite y se prepara para realizar pruebas de telefonía móvil

MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

El socio del Grupo Vodafone, AST SpaceMobile, anunció este miércoles el despliegue «con éxito» de la matriz de comunicaciones de su satélite de pruebas, BlueWalker 3 (BW3), en órbita terrestre baja y se prepara para realizar pruebas de telefonía móvil.

Según la compañía, AST SpaceMobile lanzó con éxito al espacio el satélite de pruebas BW3 el sábado 10 de septiembre desde Cabo Cañaveral (Florida). Los ingenieros establecieron contacto con BW3 menos de una hora después del despegue, confirmando su trayectoria.

En los próximos meses, tiene previsto conectar teléfonos móviles convencionales desde el espacio mediante pruebas con operadores de red móvil, incluido Vodafone. Las pruebas están previstas en varias localizaciones de los seis continentes, a la espera de la aprobación reglamentaria, entre ellas Kenia, en África Oriental, donde Vodafone opera a través de la marca Safaricom.

Vodafone explicó que AST SpaceMobile «está construyendo la primera y única red móvil de banda ancha espacial a la que pueden acceder directamente los teléfonos móviles estándar». Su objetivo es permitir que los dispositivos cambien automáticamente entre las redes espaciales y las terrestres, facilitando «la conexión de los clientes en zonas de difícil acceso y ayudando a eliminar las brechas de cobertura».

El satélite BW3 es ahora «el más grande para comunicaciones comerciales jamás desplegado en la órbita terrestre baja». Ya desplegado, el conjunto de antenas del satélite tiene un tamaño de 64 metros cuadrados, una característica de diseño que es «fundamental» para soportar una red de banda ancha móvil basada en el espacio, y se espera que el satélite tenga una cobertura de aproximadamente 775.000 kilómetros cuadrados. En comparación, una torre de telefonía móvil tradicional tiene un alcance de entre 1,6 y 4,8 kilómetros.

El director de Investigación y Desarrollo del Grupo Vodafone, Luke Ibbetson, señaló que quieren «poner fin a las brechas de cobertura en nuestros mercados, sobre todo en los territorios en los que la orografía hace extremadamente difícil llegar con la red terrestre. Nuestra asociación con AST, que conecta el satélite directamente con los dispositivos móviles convencionales, contribuirá a nuestros esfuerzos por cerrar la brecha digital».