En la era digital, el papel sigue reclamando su trono: No deja de resultar curioso y sorprendente al mismo tiempo que, a