¿Existen riesgos por encender el teléfono móvil o el portátil en un avión en pleno vuelo?

20MINUTOS

  • Es muy improbable que provoque la caída de una aeronave, pero pueden crear interferencias que distraigan a los pilotos en los momentos clave.
  • El organismo IATA sólo reporta un caso de interferencias por cada 283.300 vuelos internacionales.
  • Un estudio estadounidense revela que uno de cada tres pasajeros no apaga su teléfono cuando está subido a un avión.

Móvil

Una de las creencias más firmes entre los usuarios de telefonía móvil (esto es, casi la práctica totalidad de la población) es que su uso está terminantemente prohibido en aviones, debido a que puede crear interferencias que pueden resultar fatales. Pero, ¿cuáles son los riesgos reales de tener un móvil encendido en un avión?

La web de CNN intenta dar respuesta a esta cuestión: en principio, es muy improbable que las señales del móvil puedan causar interferencias que lleven a un avión a caer en picado. De hecho, nunca se ha registrado un caso probado de un accidente aéreo provocado por las interferencias de un teléfono portátil.

El problema es que durante las fases críticas de un vuelo (despegue y aterrizaje), las interferencias del móvil pueden afectar al sistema de navegación y causar distracciones en los pilotos, que necesitan estar al 100% de su concentración para llevar a cabo estas operaciones, según explica Kenny Kirchoff, ingeniero de la compañía Boeing. Si el piloto está distraído, el nivel de seguridad en el avión baja drásticamente.

Una encuesta de la Asociación de Electrónicos para el Consumidor de Estados Unidos revela que al menos uno de cada tres viajeros reconoce haber dejado encendido su teléfono móvil en un vuelo comercial. Sin embargo, según fuentes de la IATA (Asociación Internacional del Transporte Aéreo, por sus siglas en inglés), entre 2003 y 2009 se registraron 75 casos de interferencias en vuelos causadas por dispositivos electrónicos, de los que 29 correspondían a teléfonos. Esto arroja un incidente por cada 283.300 vuelos.

Normalmente, se permite el uso de estos dispositivos cuando el avión alcanza los 3.000 metros de altitud (ya que en estas circunstancias, el piloto tiene más tiempo de reacción), pero por regla general, sí se recomienda limitar su uso, debido a que «podrían ser potencialmente peligrosos para las comunicaciones y la navegación de la nave», según explica la FAA (Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos).




Enlace a la fuente orginal del artículo: http://20minutos.feedsportal.com/c/32489/f/478292/s/31cdc8a2/sc/10/l/0L0S20Aminutos0Bes0Cnoticia0C19320A120C0A0Ctelefonos0Emoviles0Caviones0Criesgos0C/story01.htm

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *