Cedro reclama regular la inteligencia artificial para respetar los derechos de autor

MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

El Centro de Estudios de Derechos Reprográficos (Cedro) lanzó este lunes un manifiesto en el cual pide a los partidos políticos el desarrollo de una regulación que garantice la «propiedad intelectual», la «neutralidad» y la «transparencia» de la inteligencia artificial generativa (IAG) y que «certifique su buen uso para evitar cualquier forma de sesgo, discriminación o vulneración de los derechos fundamentales en su desarrollo, aplicación y resultados».

El manifiesto pone de manifiesto que «este sistema de computación está en constante desarrollo, tanto en su capacidad de tratamiento de la información como de optimización de los algoritmos en los que se asienta su funcionamiento».

Ante esta situación, la presidenta de Cedro, Carme Riera, adujo su preocupación ante el hecho de que la IAG utiliza «nuestras obras de forma masiva para entrenar sus sistemas informáticos y no cuentan con nuestra autorización».

Precisó que «los autores y editores no vamos contra los avances tecnológicos; al contrario, somos uno de los pilares del progreso de cualquier sociedad, pero esta tecnología no puede desarrollarse a costa de nuestro trabajo y privarnos de un salario justo por derechos de autor».

Explicó que Cedro ha contactado con las principales plataformas de IAG para que confirmen si han utilizado obras de sus asociados con el objetivo de que «podamos facilitarles una solución a una situación que podría ser ilícita respecto a nuestros derechos de autor».

Carme Riera adujo que la nueva normativa debería tener en cuenta la europea que se está pergeñando y tendría que «incorporar criterios que establezcan un marco que garantice una IAG ética, un desarrollo tecnológico transparente y seguro y que garantice la diversidad lingüística».

Quizás también te interese:  Morant asegura que la Ciutadella del Coneixement de Barcelona será "uno de los polos de la biomedicina punteros en Europa"

Por último, reseñó que en caso de concretarse sus reclamos, «los autores y editores considerarían viable que la IAG fuera un aliado ético en los procesos de generación y difusión de contenidos».