Instalar iOS 8 en el iPhone: ventajas y desventajas en modelos anteriores al 6

EROSKI CONSUMER

  • iOS 8 tiene unos requerimientos de hardware que hacen que los teléfonos más antiguos que el iPhone 4S o el iPad 2 no lo acepten.
  • Un iPhone 4S con iOS 8 podrá funcionar, porque en Apple han adaptado una versión para este modelo, pero lo hará con algo más de lentitud y gastará más batería.
  • Los propietarios de un iPhone 5S, sin embargo, le sacarán buen partido a la descarga de iOS 8.
  • Un bulo sobre iOS 8 hace que los usuarios de iPhone lo pongan a cargar en el microondas.

iOS 8

Apple ha estrenado hace poco más de una semana su sistema operativo iOS 8 y ya está trabajando en el lanzamiento de una nueva actualización tras la retirada de la primera de ellas por quejas de los usuarios. Ahora bien, casi la mitad de iPhones e iPads trabajan ya con iOS 8, pero, ¿merece la pena actualizar a iOS 8 con modelos anteriores al recién estrenado 6? ¿en cuáles?

Las ventajas y mejoras de iOS 8 son notables respecto a otras versiones del sistema operativo para iPhone e iPad que desarrolla Apple. Supone la consolidación del gran salto cualitativo que fue iOS 7 y dota tanto a teléfonos como a tabletas de utilidades que ya estaban presentes en Android desde hace tiempo. Ahora bien, iOS 8 tiene unos requerimientos de hardware que hacen que los teléfonos más antiguos que el iPhone 4S o el iPad 2 no lo acepten. Aún así, en estos modelos su instalación puede traer inconvenientes, pero también ventajas, como explican desde Eroski Consumer.

Ventajas de la descarga para modelos anteriores al 6

Para empezar, el nuevo sistema de mensajes de texto se ha vuelto multimedia y, además, acepta conversaciones por este canal en grupo. No se trata ya del envío de mensajes distintos a los SMS cuando se comunican dos iPhones (esto ya ocurría así desde iOS 7), sino que ahora es un sistema mucho más similar a WhatsApp, con todos sus aditamentos. En realidad, no hay gran diferencia entre usar este sistema o el popular servicio de mensajes, salvo que si se posee un ordenador Mac o una tableta iPad superior al iPad 2, se podrá emplear el mismo sistema como si se estuviera en el móvil. Ahora no es una conversación «teléfono a teléfono», sino entre los ecosistemas de los distintos usuarios de Apple. Del mismo modo, con iOS 8 se puede iniciar una conversación por los mensajes en el iPhone (incluidos 4S y 5) y seguirla en un iPad o en el ordenador, todo ello gracias a la tecnología conocida como Handoff. Es decir que el ecosistema entero compartirá nuestras comunicaciones. Al menos, esto será una realidad cuando llegue el nuevo sistema Yosemite a los ordenadores Mac.

Por otro lado, se podrá disfrutar de la nueva iCloud de Apple para guardar todos los contenidos del móvil también en la tableta o el Mac, de modo que no sea necesario tener las fotografías y los vídeos almacenados en el teléfono, sobre todo si tiene poca memoria.

Además, los usuarios de estos iPhones se beneficiarán de las mejoras de funciones de la cámara del teléfono, como el modo time-lapse y un temporizador para poder situarse antes de disparar un selfie.

Otra ventaja es que Apple aceptará en la iTunes Store aplicaciones de teclados inteligentes realizadas por terceros que podrán sustituir al teclado predictivo que el sistema trae por defecto.

También las notificaciones que salten en el teléfono mientras se está en una app podrán ser consultadas y atendidas sin necesidad de abandonar dicha aplicación. Esto se ha interpretado como que las apps serán abiertas y se podrán cruzar unas con otras.

Para el iPhone 4S o el iPad 2

Los requerimientos de procesador de iOS 8 serán superiores; esta versión está pensada para los procesadores A7 y M7, así como A8 y M8, del iPhone 5S y superiores, es decir la gama 6. Estos chips tienen arquitectura de 64 bits en lugar de la de los anteriores, que era de 32 bits. Comparar ambas arquitecturas es como contrastar el motor de un coche de hoy en día con otro de hace 30 años: el antiguo puede responder a las características actuales de los automóviles, pero lo hará con mayor desgaste y esfuerzo.

Un iPhone 4S con iOS 8 podrá funcionar, porque en Apple han adaptado una versión para este modelo, pero lo hará con algo más de lentitud, quizás poco perceptible, pero sin duda molesta si se compara con la fluidez con que andaba el teléfono en iOS 7.

Por otro lado, la pantalla del iPhone 4S, ligero y muy bien dimensionado en su momento, tiene poca definición, por lo que aprovechará poco este sistema pensado para pantallas de alta definición. ¿Vale la pena perder fluidez y quizás gastar la batería más rápido a cambio de unas mejoras limitadas por la calidad de la pantalla? Además, el tamaño de la pantalla, de 3,5 pulgadas, se antoja pequeño para el nuevo teclado predictivo, que comería casi la mitad de esta.

Por otro lado, algunas de las funciones nuevas que incorpora iOS 8, y que están relacionadas con los sensores del iPhone 5S y la nueva gama 6, no se pueden aplicar al iPhone 4S, dado que no tiene ni el sistema de identificación dactilar Touch ID ni cuenta con el coprocesador M7 o el M8, encargados de detectar el movimiento o la presión atmosférica.

Para iPhone 5

En el caso de tener un iPhone 5, la descarga puede ser más interesante, pues el procesador dobla en potencia al del 4S y, por lo tanto, está más preparado para soportar un sistema operativo con mayores requerimientos sin que se note en la fluidez general del teléfono.

Por otro lado, aunque la tecnología de pantalla es la misma (Retina Display) que en el iPhone 4S, su resolución es de 1.136 x 640 píxeles frente a 960 x 640. Es decir, el 5 está un poco mejor dispuesto para iOS 8 en este aspecto, ya que aprovechará las ventajas de la alta resolución sin resentirse en la fluidez del sistema. En cuanto al tamaño de pantalla, sus cuatro pulgadas permiten aceptar un teclado predictivo sin tanto engorro como en el 4S, aunque también se ve muy comprimida la pantalla.

De todos modos, en el 5 tampoco se sacará rendimiento de las funciones derivadas del sensor biométrico Touch ID. Además, como no incorpora un coprocesador de la gama M, tampoco podrá utilizar las funciones que se desarrollen para la información obtenida de dichos sensores. En este iPhone, la aplicación llamada ‘Salud’ tiene poco sentido.

Aún así, por lo explicado hasta ahora, los propietarios de un iPhone 5S le sacarán muy buen partido a la descarga de iOS 8.




Enlace a la fuente orginal del artículo: http://20minutos.feedsportal.com/c/32489/f/478292/s/3ee34dd3/sc/15/l/0L0S20Aminutos0Bes0Cnoticia0C22476350C0A0Cios80Ciphone60Cmodelos0Eanteriores0C/story01.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *