Huracanes censurados

Nos encontramos en plena temporada de huracanes en la zona del Atlántico Norte y noreste del Pacífico. Abarca desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre, aunque cada zona del planeta tiene su propia época del año donde se dan las condiciones para que estos monstruos de la naturaleza puedan formarse. Uno de los factores principales será la temperatura del agua, que ha de tener como mínimo 26,5 grados centígrados hasta una profundidad de al menos 50 metros. Pero ¿quién se encarga de bautizar a estos ciclones tropicales y elabora la lista con los nombres que se les asignará en cada temporada? En esta ocasión nos centraremos en el Atlántico Norte. El organismo encargado de tal función es el Centro Nacional de Huracanes de EE UU. En 1979 se crearon seis listas, cada una con 21 nombres alternativos de hombre y mujer desde la A a la Z, con lo cual estaban cubiertos los seis años siguientes. Si en una temporada se forman más de 21 ciclones, se utilizarán las letras del alfabeto griego (alfa, beta…). Cuando pasan seis años y se acaban las listas, se vuelven a reutilizar, pero con una condición: si un huracán por su fuerza e intensidad resultara muy destructivo, devastador o causara un número elevado de víctimas, el Gobierno del país afectado podrá pedir que se sustituya por otro, que empezará por la misma letra y género (masculino o femenino). Uno de los motivos es por respeto a las víctimas. Desde entonces, muchos han sido los huracanes retirados de estas listas. Seguro que recuerdan algunos… Camille (1969, vientos superiores a 300 km/h), Andrew (1992), Mitch (1998, con 11.000 muertos y 8.000 desaparecidos), Katrina, Rita, Wilma, Stan y Dennis (2005), Tomás (2010), Sandy (2012), Ingrid (2013)…

Enlace a la noticia: http://elpais.com/elpais/2014/08/12/actualidad/1407860984_678755.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *