Gabo sigue arropando al periodismo

La Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) ha entregado la noche de este miércoles la segunda edición de los Premios Gabriel García Márquez en la ciudad de Medellín. El Nobel que “se negaba a morir”, como recordó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, acompañó el acto desde las imágenes que se proyectaron, las palabras que se escucharon, los recuerdos que se evocaron y el vallenato que cerró la celebración. “Sobrevuela esta sala ese espíritu de alas enormes que es Gabriel García Márquez”, dijo Javier Darío Restrepo, periodista colombiano galardonado con el premio a la Excelencia junto a la mexicana Marcela Turati.

Cuatro trabajos periodísticos de los 1.400 presentados se llevaron uno de los premios. El de mejor cobertura viajó a la Venezuela que el pasado mes de febrero captó la atención de todo el mundo a través de las protestas de los estudiantes en las calles de las principales ciudadades del país. El equipo de Últimas Noticias fue premiado por su trabajo durante esos días de violencia, detenciones y muerte. “Gracias por poner los ojos en el periodismo venezolano. Vivimos una situación sumamente complicada por la compra de medios y la censura, pero nosotros no vamos a claudicar y como decimos en Venezuela: la pelea es peleando”, dijo Laura Weffer al recoger el premio.

En la categoría de Texto ganó el periodista español Eduardo Suárez, por su reportaje publicado en El Mundo sobre los 25 años de la catástrofe del petrolero Exxon Valdez en Alaska. El periodista, excorresponsal del diario español en Nueva York, anunció al recoger el premio su decisión de dejar de trabajar en El Mundo.

El documental La muerte de Jaime Roldós, de los ecuatorianos Manolo Sarmiento y Lisandra Rivera se llevó el premio en la categoría de Imagen. La cinta, sobre la muerte del presidente ecuatoriano y su esposa, hizo que la fiscalía ordenara la reapertura del caso. En la categoría de Innovación, el galardonado fue el proyecto Radio Ambulante de Perú.

El presidente colombiano, presente en la celebración, recordó en su discurso varias anécdotas con el escritor, como aquella vez en la que el que es hoy su ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, trató de “tumbarle” al intentar demostrar que Santos, entonces ministro de Defensa, había conspirado contra el Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe. “En medio del debate yo saqué una cartita firmada por Gabo y por Felipe González (expresidente de España) en la que decían que había conspirado por la paz, no contra ningún Gobierno. Gracias a ellos hoy soy presidente”, aseguró.

En esta primera edición del premio sin el Nobel, el escritor estuvo más presente que nunca. Su viuda Mercedes Barcha envió una carta que leyó el director general de la FNPI, Jaime Abello Banfi, para lamentar su ausencia: “No me siento con ánimos de ir a homenajes cuando aún no han pasado seis meses de su muerte”. En Medellín esta noche volvieron a escucharse frases como “uno solo se va cuando se desarraiga”. Palabra del Nobel que se negaba a morir.

 

Enlace a la noticia: http://elpais.com/cultura/2014/10/02/actualidad/1412220886_147448.html

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *