España en la Berlinale, una presencia de "factura distinta" ante la crisis actual del cine

EFE

  • Aloft es la única presencia española en medio de los 400 filmes que se proyectan en los distintos apartados del festival.
  • La modesta presencia de cineastas españoles en la Belinale es debido a la diversificación de los festivales de cine.
  • El Instituto español está «en estrecho contacto con el festival» y la relación con la dirección de la Berlinale es «excelente y muy fluida».

Arranca la Berlinale

La presencia española en la Berlinale es poco perceptible este año para el espectador y se centra en producciones «de factura distinta». 

Películas como Aloft, rodado en Canadá y dirigido por la peruana Claudia Llosa, o proyectos alternativos, a modo de respuesta a la crisis del sector.

Según la directora general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), Susana de la Sierra, «algo está cambiando en el cine de producción española. Tenemos a competición una película que no se identificaría como española, mientras que nuestros cineastas están en secciones alternativas».

En definición de la representante del cine español, son cintas «de factura distinta», alejadas de lo que tradicionalmente se considera una película española, lo que en su opinión no tiene por qué ser interpretado como negativo.

Características de la representación española

En el caso de Aloft —el filme con el que Llosa regresó a competición tras el Oso de Oro conseguido en 2009 con La teta asustada—, se trata de producciones con «vocación internacional«.

Rodada en inglés, con un elenco no español —Jennifer Connely, Cillian Murphy, Mélanie Laurent y Oona Chalpin— y dirigida por una peruana, Aloft es en términos de producción, un 80 % española, como bien recuerda de la Sierra.

«Si Llosa se va con premio, será en rigor un triunfo para el cine español. Pero difícilmente va encontrar un medio, fuera de los de su país, que lo identifique como tal. Diremos que ha ganado Perú o Canadá o el Polo Norte«, tal y como ha bromeado el crítico alemán Jens Balzer, del diario Berliner Zeitung.

Aloft, en la sección a competición, es la única presencia española en medio de los 400 filmes que se proyectan en los distintos apartados del festival.

El grueso de la representación española se concentra en el ciclo de cine culinario, sección introducida como apuesta personal del director de la Berlinale, Dieter Kosslick.

Ahí se han incluido El Sueño dirigida por Franc Aleu y centrada en los hermanos Roca, propietarios del restaurante ‘El Celler de Can Roca’, considerado el mejor restaurante del mundo.

En esa misma sección están Taba – El juego en la mesa, dirigida por Pep Gatell y Eloi Colom, y The food guide to love , de Dominic Harari y Teresa de Pelegrí, que combina lo culinario con el flirteo.

«Tienen ustedes los mejores y más mediáticos cocineros del mundo. ¿Cómo no vamos a invitarlos?», según Thomas Struck, director de la sección, quien ha incluido en esa lista tanto a los chefs de esta edición como a los de las precedentes, entre los que ha estado Ferran Adrià.

¿Por qué hay más cocineros que cineastas españoles en esta Berlinale?, es la pregunta que planea sobre el estand de España del European Film Market, espacio dedicado a distribuidores y productores, paralelo a la Berlinale.

A pesar de su escasa presencia en el festival, el pabellón de España sigue siendo el más visible de ese mercado, por su emplazamiento estratégico —junto a la cafetería— y el espacio que ocupa.

Para Susana de la Sierra, el cine culinario «no es un subproducto, sino el reflejo de una percepción del cineasta respecto a lo culinario convertido en arte».

El punto de vista de la directora del ICAA sobre la modesta presencia de cineastas españoles responde al hecho de que los festivales de referencia —como la Berlinale— se han diversificado.

«Por razones estratégicas, los directores pueden preferir llevar sus películas a otros festivales, por ejemplo en España, donde lograr mayor eco para sus producciones», sostiene.

El Instituto español está «en estrecho contacto con el festival», la relación con la dirección de la Berlinale es «excelente y muy fluida» y hay una representación española en el comité que selecciona las películas que irán en su programa.

El cine español pasa dificultades, al igual que les ocurre a otros sectores, reconoce la directora general del ICAA, para quien la respuesta son los «proyectos y respuestas alternativas«.




Enlace a la noticia: http://20minutos.feedsportal.com/c/32489/f/478285/s/37131dd4/sc/17/l/0L0S20Aminutos0Bes0Cnoticia0C20A58570A0C0A0Cfestival0Ecine0Cberlinale0Cespana0C/story01.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *